Gracias señores diputados y senadores por proteger nuestros glaciares

La aprobación de la llamada ley Bonasso-Filmus por parte de nuestro Congreso Nacional es de una enorme trascendencia.

Proteger por ley nuestra agua, la de nuestros hijos, de nuestros nietos y de las generaciones que vendrán representa uno de los hechos más significativos que hemos logrado los argentinos desde que recuperamos la Democracia en 1983.

Saludamos con sincero afecto y consideración a todos los Diputados y Senadores que acompañaron la “Ley de Presupuestos Mínimos para la Preservación de los Glaciares y del Ambiente Periglacial”, resistiendo a presiones ajenas al interés supremo de proteger el recurso del agua.

Celebramos que podamos festejarlo en Paz y en Libertad.

GRACIAS.

Sres. Senadores

Les escribimos para expresar nuestra adhesión al Proyecto de “Ley de Presupuestos Mínimos para la Preservación de Glaciares y del Ambiente Periglacial” aprobado en la Cámara de Diputados en la sesión del 11 de agosto de 2010.

Consideramos de vital importancia que el Senado de la Nación apruebe sin dilaciones esta ley largamente esperada para la preservación de nuestro mayor bien, las reservas de agua dulce contenidas en glaciares y ambiente periglaciar. Esta ley preserva de manera férrea y soberana estos frágiles ecosistemas de nuestra cordillera otorgando eficientes herramientas de control del bien protegido.

La crisis mundial por el agua pura, la retracción de los glaciares como consecuencia del Cambio Climático Mundial alertan a las naciones a trabajar en legislaciones claras para la preservación del recurso agua. En este sentido los ambientes glaciares y periglaciares, como reservas del agua dulce de mayor pureza, deben quedar legalmente protegidos ante cualquier proceso de contaminación o destrucción por actividades humanas de alto impacto.
No podemos operar con ambigüedad y contradicciones cuando nuestro futuro está en juego.

Es imprescindible la vigencia de esta ley que acompañe en algún grado nuestra sustentabilidad como Nación soberana.

El agua es el recurso que impulsa a la Nación toda. En el oeste argentino en las nacientes y fábricas de agua de nuestra cordillera se otorgan cientos de permisos para la explotación minera hidroquímica a gran escala, mega consumidores del recurso agua. Las empresas extractivas de cualquier índole y cualquier otra actividad humana no pueden comprometer nuestro presente y futuro desarrollo como Nación contaminando o destruyendo glaciares o zonas periglaciares.

El agua potable es un bien escaso y estratégico y no tiene precio. Sin embargo de no protegerla adecuadamente nuestra Nación pagará graves consecuencias a corto plazo.

Esperamos de nuestros senadores la sabiduría de legislar para el pueblo aprobando sin dilaciones esta Ley consensuada.

Actividades realizadas